Que pose más playera. Cómo les gusta a los chavales hacer deportes veraniegos a las 4 de la tarde a pleno sol aún habiendo colmado su panza con fastuosa barbakoa rika en proteinas y altamente kalórika. Si es que a estos les mueve la vida sana y deportista. No podemos decir lo mismo de nuestro aguelito Benzal que dormitaba tumbado al sol, eso sí, con una toalla que se echo por encima, no fuese que se nos enfriase y 'pillase cistitis', que no es lo mismo que 'pillar cacho con titis' Benzal, pa eso hay que agudizar el ingenio y la prostata, jajaja.

Esto son chulos playeros, dignos de la altura y la clase de los antiguos sementales iberikos del tipo de Alfredo Landa que con su 'sexappeal' atraian a tantas suecas, como nosotros, que tanto las guiris como las aborígenes se nos hacen las suekas. Y los machotes, con ese cuerpo escandalo, se bañaron (menos el Miliky que estaba con lo suyo). Que boinas más fashion calzan los chavales ni que decir tiene el careto de Gabi, pero todo tiene su explicación, se había escondido dentro del bañador una medusa con la que estaba intimando.

Vaya dos maestros de la barbakoa se juntaron para asombrar con sus dotes campestres a los comensales allí reunidos, a pesar de su indecente y poko formal facha estos chavalitos son unos artitas y se desenvuelven con soltura en el entorno dominguero a pesar de trasnochar y encontrarse bajo un sol de justicia. Pacojones los suyos.

Aquí tenemos a toos los comensales reunidos con cara de felicidad tras haber devorado kilos y kilos de carne a la parrilla cual alimaña salvaje hambrienta. Cuanto chavalito majete alli reunido, entre ellos los de siempre, gente de Alicante y más gente de Madrid, como nos gusta hacer amigos y disfrutar de la vida social promovida por un ambiente distendido por litros y litros del dulce elixir de la sangria. Siento no recordar los nombres de todos y cada uno de ellos debido a los efluvios etílicos y mi manguante capacidad retentora, salvo el de las chikas claro, que uno tiene mala memoria pero no es tonto, las señoritas que nos honraron con su presencia son Pilar o Pitu, si ella nos lo permite (y sino también) y nuestra acojedora y sin igual anfitriona Cris que no pudo desembarazarse de sus gafas de sol tras haber sido nuestra guía tras interminables noches de juerga por Alicante. Nuestros más sinceros agradecimientos a Cris por tratarnos tan bien y aguantarnos estoikamente. Un besote.

 

MAS (estas un poco...., weno...)